Algunos consejos antes de viajar

Si estás planeando viajar, en este artículo hay algunos consejos  e información útil para tener en cuenta al planear un viaje, especialmente al exterior.

Algunas recomendaciones generales.

 Si podés elegir la fecha de tus vacaciones, viajar en temporada baja no solo es más económico sino que te permite disfrutar del destino elegido: hay menos tránsito en las rutas, menos esperas para los trámites en los aeropuertos, en los check-in de los hoteles, en las visitas a monumentos y museos, restaurantes, taxis, etc.

Y también tené en cuenta el clima (temporadas de lluvia, temperaturas máximas y mínimas, etc.).

Si viajás al exterior, averiguá cuál es la moneda y el tipo de cambio del lugar al que viajás. En lo posible, tené a mano moneda local y/o divisas, para evitar problemas con el cambio al momento del arribo a destino.

Conocé la ciudad a la que vas a viajar.

Buscá previamente en Internet qué restaurantes, atracciones y hospitales se encuentran cerca del lugar donde te vas a alojar y que sitios no se recomienda visitar.

También información precisa sobre los medios de transporte para poder decidir si vas a moverte con el transporte público, te conviene alquilar un auto, tomar taxis, contratar tours con guías.

Es útil tener siempre a mano la dirección del hotel escrita para mostrar a quien sea necesario (al taxista, el conductor del autobús).

Averiguá el voltaje y llevá adaptadores adecuados y conversores de voltaje para aparatos electrónicos (celular, notebook, etc.) y personales (secador de pelo, afeitadora, etc.).

Documentación.

Asegurate de tener la documentación necesaria para viajar: DNI, pasaporte, visa (podés chequear qué documento necesitás para ingresar a otros países en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina), licencia de manejo, permisos para menores.

También llevá la dirección y teléfono del lugar donde te vas a hospedar, teléfono y dirección de la Embajada o Consulado de tu país en el destino al que viajás (el listado de representaciones argentinas en el exterior también las podemos encontrar en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina). 

Escaneá todo, incluidos los datos de las tarjetas de crédito y de los teléfonos donde denunciar su hurto y extravío, etc. Guardá una copia en la valija por si se pierde o te roban el equipaje de mano y otra dejáselas a familiares y/o personas de confianza para que puedan enviártela por mail en caso de emergencia, junto con los detalles del itinerario (fechas y lugares).

Salud.

Te conviene contratar un seguro de cobertura médica en el exterior (en casos de emergencia, por ejemplo, cubre el traslado en avión sanitario hacia la Argentina).

Antes de viajar a destinos desconocidos o en los que se requiere tomar ciertas precauciones sanitarias, conviene consultar a un médico especialista que te va a indicar las vacunas apropiadas de acuerdo con tu estado de salud, duración de la estadía y tipo de viaje. Además, te hará recomendaciones preventivas relacionadas con algunos destinos.

Si tomás medicamentos, pedile que tu médico te prescriba la cantidad necesaria para el tiempo del viaje.

Llevalos en su envase original y con una prescripción médica donde consten tanto los nombres genéricos como las marcas de los medicamentos.

Celular.

Si viajás dentro del territorio argentino, usar el plan de datos no es un problema ya que los precios no varían. Si viajás al exterior, conviene desactivar en el celular la itinerancia de datos: mientras estás dentro en el área de cobertura de tu compañía telefónica, los costos se mantienen dentro del plan que tenés contratado pero cuando viajás al extranjero, el operador sigue ofreciéndote la conexión a internet en el celular mediante acuerdos con telefónicas de otros países; eso se llama itinerancia de datos y produce gastos adicionales que suelen ser muy costosos.

El roaming de los teléfonos se activa (en general de manera automática) cuando el usuario sale del área de cobertura: si dejás el servicio de dato activo, hay aplicaciones como Twitter, Facebook, servicios de mensajería como WhatsApp o el correo electrónico que constantemente están conectados a Internet y que te generarán grandes gastos sin que te des cuenta. Lo más simple es desactivar  el servicio de datos a través de la configuración del smartphone para que las aplicaciones no puedan actualizarse o conectarse: en la mayoría de los móviles se desactiva desde el menú:  en “ajustes” / “conexiones inalámbricas y redes” / “redes móviles” y, una vez allí, desmarcar las casillas donde dice “usar paquetes de datos” e “itinerancia de datos”. Así el teléfono no se conectará a internet vía red móvil pero sí te permitirá conectarte a las redes Wi-Fi disponibles (en aeropuertos, hoteles, bares, etc.) sin costo adicional en la factura.

Equipaje de mano:

Si llevás una valija grande que va a ser despachada en la bodega del avión, que el equipaje de mano sea algo no muy grande  y cómodo en el que lleves solo lo necesario (documentación para viajar, lentes, objetos de valor, dinero, etc) e incluir algunas de las cosas que podrías necesitar (dentro de los elementos permitidos) en caso de que tu valija se pierda y demoren en encontrarla: una muda de ropa, medicamentos, cargadores.

Viajar con una mochila como equipaje de mano te da la posibilidad de llenar formularios, comer en el aeropuerto o terminal de ómnibus, etc. sin descuidar tus pertenencias. Si viajás en avión, micro o auto, llevá un abrigo o suéter ligero por el frío del aire acondicionado (que sea una prenda que también puedas usar en tu destino). Nunca pongas todo tu dinero en efectivo en un mismo lugar.

En el equipaje de mano llevá tus medicamentos de uso cotidiano, documentos personales y cualquier otro papel de importancia.

 

También el cargador (y un adaptador universal) de tu celular, notebook, tablet y cualquier otro aparato electrónico que vayas a necesitar en el aeropuerto mientras esperás por tu vuelo o al llegar a tu destino, en caso del haya retrasos o se pierda el equipaje.

 

Equipaje.

No está de más averiguar con la línea aérea o empresa de ómnibus el peso máximo, volumen y el costo por exceso de equipaje.

El tamaño y el material de la valija dependerá de la duración del viaje y el destino: para viajes largos, es mejor una valija rígida con bastante espacio donde, si te sobra lugar, vas a poder agregarlas cosas que compres durante el viaje sin necesidad de llevar bolsos extra. Si vas por un par de días (por negocios u otra razón), es mejor una pequeña o bolso de mano que puedas llevar como equipaje de mano.

Lo ideal es que una valija tenga dos o cuatro (son más estables) ruedas ya que facilita el desplazamiento; una manija lateral y otra en la parte superior extensible.

Las valijas rígidas son ideales para viajar en avión ya que ofrecen una mayor protección contra los golpes; la valija blanda tiene la ventaja de que caben más cosas y son más ligeras que una rígida.

 Para poder identificarla fácilmente, comprá una de color vistoso. Pégale o atá una etiqueta con todos tus datos (nombre y apellido, celular, mail, teléfono del hotel, etc.) en una de sus manijas y una copia adentro de la valija. Desprendé las etiquetas de viajes previos.

 Unos días antes, hacé una lista de lo que podrías necesitar teniendo en cuenta la duración del viaje, meteorología en destino, amplitud térmica y actividades a realizar. Poné sobre la cama, y por separado, lo que te  vas a poner cada día y controlá que las prendas estén limpias y en condiciones.

Incluí una pequeña mochila de día en la que poner mapas y guías de viaje, botellas de agua, anteojos de sol, documentación, etc. para usar al salir de compras, en excursiones o paseos de día completo.

Si viajás con otra persona, conviene que en el momento de armar las valijas pongan en ambas mitad de cada equipaje: si se pierde una, ambos tendrán la mitad de sus cosas.

En cuanto a la ropa, seleccioná aquella que sea cómoda, combine fácilmente entre sí y no necesite plancha. Para elegirla, no tengas en cuenta sólo el clima habitual para la época, sino también las costumbres del lugar (por ejemplo, que en algunos sitios de Roma te pedirán para entrar que lleves el pantalón largo, los hombros cubiertos y, en caso de pollera, que ésta llegue a la rodilla o sea larga).

Llevá bolsas para trajes de baño o ropa sucia. Para ésta última, también puede ser una funda de almohada para separarla del resto.

Si te vas a alojar en un hotel, evitá llevar accesorios de uso personal (por ejemplo, las toallas o el secador de pelo).

 Te recomiendo llevar: una linterna de mano pequeña; un mini botiquín con pastillas para el dolor de cabeza, estómago y diarrea, banditas adhesivas, repelente de insectos, protector solar etc. y las recetas médicas; un mini costurero, con aguja, hilo blanco y negro, alfileres de gancho.

 

Recomendaciones para armar la valija.

Guardá los zapatos y zapatillas en bolsas de plástico, con los empeines enfrentados, para no manchar la ropa y ocupar menos espacio. Aprovechá su interior metiendo medias, joyas, corbatas, ropa interior. 

Enrollá los cinturones y ponelos en los cuellos de las camisas para mantenerlos estirados.

Poné los artículos de baño (shampoo, cremas, bronceadores, líquidos para lentes de contacto, etc) en una bolsa sellada tipo Ziploc para que la ropa no corra riesgo de mancharse.

Con el método en el que se enrollan las prendas en vez de doblarla, la ropa apenas se arruga y ocupa menos espacio. Poné los collares y pulseras en un pastillero para que no enreden entre sí y poné los cargadores y cables en una caja de lentes.

 

En el destino.

Si se te olvidó el adaptador para el cargador de tu celular, podés enchufarlo en la parte de atrás de una TV con ranura para USB.  

Si tu alojamiento cuenta con caja de seguridad, no dudes en usarla.

Al llegar al aeropuerto, si tu viaje no incluye traslados, tomá el taxi directamente en los stands oficiales. Una vez en el hotel o alojamiento, contratálos desde allí y si necesitás tomarlo en la calle, asegurate que tenga un logo familiar o de una de las principales compañías de la ciudad.   

 

No es mala idea que, cuando visites una ciudad por primera vez, hagas el “city tour” clásico con alguna agencia de turismo para tener una vista general en poco tiempo y acompañado por un guía, para luego elegir  a que sitios deseás volver y recorrer tranquilo.

 

Si tienen más recomendaciones, pueden hacer sus comentarios y los vamos agregando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

:D :-) :( :o 8O :? 8) :lol: :x :P :oops: :cry: :evil: :twisted: :roll: :wink: :!: :?: :idea: :arrow: :| :mrgreen: