Conclusiones de la XVI Conferencia Internacional sobre Sida: es tiempo de cumplir.

La Conferencia Internacional sobre Sida, llevada a cabo en la ciudad de Toronto, Canadá, del 13 al 18 de Agosto último y en la cual participaron más de 26.000 personas -científicos, líderes políticos y sociales, activistas que luchan contra la epidemia-, se constituyó en el evento más importante, diverso y multitudinario que se haya realizado hasta nuestros días. El Dr. Max Wainberg, copresidente de Sida 2006 y presidente del Consejo de Administración de Toronto, nos recordaba en la conferencia inaugural: “Nuestra acción debe traducirse en progreso, se debe promover un ambiente de investigación científica tanto como una mayor toma de responsabilidad de todas las partes involucradas. El conocimiento científico y las herramientas para prevenir nuevas infecciones y mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH existen hoy, 25 años después de que los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades (CDC) mencionaran al Sida por primera vez. Lo que todavía se necesita son los recursos y la voluntad colectiva de usarlos equitativa y eficazmente. El lema de Sida 2006, Es Tiempo de cumplir, subraya la necesidad de que todos se responsabilicen y actúen en consecuencia. Queremos que esta Conferencia no sea sólo un evento de una semana, queremos que sea un legado que le permita a la gente, en el futuro, mirar atrás y decir que Toronto fue el momento en el que cambiamos la historia.”

Desafíos para cambiar la historia

Con el objetivo de promover el intercambio de conocimientos y el dialogo se trabajó en 5 áreas claves, denominadas retos:

1) Acelerar la investigación para terminar con la epidemia. Se exploraron los principales desafíos que enfrentan las ciencias clínicas, del comportamiento, sociales y comunitarias.

2) Extender y mantener los recursos humanos, centrándose en la expansión de la participación de los proveedores de servicios basados en la comunidad y las principales cuestiones de políticas que deben enfrentar los gobiernos, los organismos multilaterales y los donantes.

3) Intensificar la implicación de las comunidades y de los individuos afectados. Este reto presenta el contexto histórico de la inclusión de las personas que viven con VIH y que se ven afectadas por el virus.

4) Generar un nuevo liderazgo para adelantar la respuesta; este reto explora políticas y programas que puedan nutrir a los líderes actuales y apoyar el desarrollo de nuevos líderes.

5) Aplicación a gran escala; este reto se centra en la implementación de la ampliación de los programas de prevención y tratamiento del sida: identificación de las barreras, de que manera se las ha superado y cuales son las lecciones aprendidas.

Los niños y el Sida: la peor epidemia dentro de la epidemia

Los niños que viven con VIH/Sida son los más vulnerables y los más indefensos para hacer frente a esta epidemia; de los 40 millones de personas que viven con VIH/Sida en el mundo, 2,3 millones tienen menos de 15 años, y solamente el año pasado se infectaron más de medio millón a nivel mundial. La mitad de los chicos que nace con VIH muere antes de cumplir los 2 años. En una comunidad de África hay más de medio millón de chicos que necesitan tratamiento (TAE) para salvar sus vidas y no pueden acceder a él: sólo el 5% de estos 500.000 niños que viven con el VIH accede al tratamiento. La mayoría de ellos se infectaron a través de lo que se conoce como transmisión vertical, claramente evitable, pero como las embarazadas no llegan a los controles, no saben que viven con VIH y de esta manera les transmiten el virus a sus hijos. En el Gran Bs. As. el 50% de las madres no pudieron llegar a ningún control, ya sea por no tener dinero o porque el hospital atiende cuando ellas están trabajando; una vez más, tener un peor acceso al sistema de salud se convierte en un factor de riesgo tan o más importante que el VIH mismo.

Ya son 14 millones de menores de 15 años quienes perdieron a su madre o a su padre por la epidemia; 4 de cada 5 de ellos viven en el África Subasahariana. Si esta realidad no se modifica, para el 2010 muchos países tendrán el 25% de su población huérfana; serán 25 millones de niños sin padres, y la realidad de los niños no parece estar en la agenda mundial. Se ha puesto el esfuerzo en conseguir una vacuna, en el logro del acceso universal a la terapia de alta eficacia(TAE o HAART), en la investigación en microbicidas para mujeres que no pueden negociar con sus parejas el uso del preservativo, en estrategias para terminar con el estigma de la

enfermedad, pero cuando se trata de los niños, el mundo ha fallado.

Todo lo arriba mencionado dio lugar a lo que hoy se conoce como las abuelas, un grupo que reunió en Toronto a 300 mujeres-abuelas que se manifestaron el primer día de la Conferencia, abuelas, que al igual que las otras, luchan para no ver desaparecer a sus nietos.

La IAS está mas cerca

La Sociedad Internacional de Sida (IAS) es una organización que reúne a más de 11.000 profesionales de 153 países de todo el mundo, y por vez primera tendrá un presidente proveniente de un país en vías de desarrollo; el Dr. Pedro Cahn, argentino, presidente de la Fundación Huesped y pionero en el mundo en la lucha contra el Sida, señaló al asumir su cargo: “Hasta ahora los esfuerzos de los organismos internacionales para detener la epidemia han estado, fundamentalmente, dirigidos hacia África y Asia; y esto no constituye un error, pero no hay que olvidar que en América Latina sólo el 50% de las personas viviendo con VIH/Sida que necesitan tratamiento acceden a él, y la mayoría de quienes viven en la región no saben que están infectados.”

Argentina es uno de los pocos países de América Latina que provee tratamiento gratuito; pero hay 30 mil personas en tratamiento y se estima que son 150.000 las personas que viven con VIH -el 60% no lo sabe-, cuando debería haber 90 mil. Entonces por cada persona que está en tratamiento, hay dos que no lo están. En nuestro país, el acceso al tratamiento está garantizado y es gratuito, pero falta detección e información.

La IAS tendrá por primera vez un presidente del tercer mundo y esto es un hecho inédito; no lo es menos, que la próxima Conferencia Internacional de Sida, a realizarse en el 2008 tendrá como país anfitrión, a México; será, también, la primera vez que un evento de estas características se desarrolle en Latinoamérica.

Si un tema pareció haber estado ausente de las agendas de los organismos internacionales en esta conferencia es la situación de la epidemia en Latinoamérica; estos últimos manifestaron que al poner tanto énfasis en la situación alarmante de África, Latinoamérica se les escapó de las manos, al punto tal que cuesta conseguir datos concretos de la evolución de la epidemia en la región.

Si queremos evitar que Latinoamérica se convierta en una región crítica como lo es hoy el África, debemos recordar que, como dijo el Dr. Pedro Cahn: “ Nuestra región también sufre la epidemia”.

Consideraciones finales

Una vez finalizada la Conferencia quedaron algunas sensaciones que no solo se sienten, sino que también empiezan a ser una realidad difícil de refutar; en este momento tenemos los recursos, tenemos las grandes contribuciones científicas, más drogas disponibles y menos tóxicas, menos miedo entre la población para hablar sobre VIH/Sida; lo que todavía nos falta es el compromiso y la voluntad de convertir nuestras palabras, nuestros documentos y recomendaciones en algo real en la vida diaria de las comunidades afectadas.

Se escuchó en el Congreso y vale la pena recordarlo:

  • En la actualidad más de la mitad de todas las nuevas infecciones por VIH afectan a los jóvenes que, con más de 1000 delegados (más del doble que en la Conferencia de 2004 en Bangkok) constituyeron en una presencia poderosa en Toronto 2006.
  • Según estima ONUSIDA en 2006 se dispondrá de USD 8.900 millones para combatir la epidemia de Sida en los países de bajos y medianos ingresos. Para el 2010 este monto aumentará a USD 10.000 millones; éstas sumas no alcanzarán para cubrir los requisitos estimados de USD 15.000millones para 2006, USD 18.000 millones para 2007 y 22.000 millones para 2008.
  • El acceso a los recursos para tratar al Sida: lograr que las políticas micro y macroeconómicas se apliquen, con la necesidad de asegurar la rapidez de acceso y distribución de los recursos para tratar el VIH/Sida, a fin de responder a la urgente necesidad internacional, junto al control y la rendición de cuentas de los organismos internacionales y su aplicación en los países en vías de desarrollo.
  • Cuatro puntos centrales de la epidemia, para los cuales hasta la fecha no se han logrado respuesta eficaces:

– Hombres que tienen sexo con hombres.

– Usuarios de drogas por vía intravenosa.(UDIS)

– Jóvenes, mujeres y niños en situaciones sociales con mayor grado de vulnerabilidad.

– Trabajadores sexuales

A pesar de la evidencia de que la terapia antirretroviral es tan eficaz en UDIS como en otras poblaciones y que los UDIS aceptan la terapia tanto como los otros los grupos, todavía continúan existiendo formas de discriminación y estigmatización que impide que los usuarios de drogas busquen tratamiento.

A medida que aumenta el ritmo de uso de las drogas intravenosas y su criminalización, también lo hacen los porcentajes de infecciones del VIH debido a que los UDIS se ven forzados cada vez más hacia una vida clandestina. Los programas de intercambio de jeringas y tratamiento de la adicción (como las clínicas de metadona) reducen las tasas de transmisión del VIH y son un éxito en la mayoría de los países que han implementado las políticas relacionadas con la “reducción del daño”.

Sólo el 11% de los hombres que tienen sexo con hombres en el mundo tiene acceso a servicios de prevención sobre VIH/Sida; es por eso que los derechos humanos de los homosexuales, las lesbianas, los bisexuales y las personas transgénicas es esencial para la lucha contra el sida. También será necesario poner esfuerzos para prevenir el VIH y reducir la vulnerabilidad de los grupos anteriormente mencionados, vulnerabilidad que también se manifiesta a través de la pobreza endémica, el consumo de drogas inyectables y la limitación en el acceso a los servicios de salud. Hasta que no se rompa el círculo vicioso que existe entre el VIH/Sida y la pobreza extrema, no habrá ganancias socioeconómicas significativas en los países en vías de desarrollo.

* Exigir a los líderes religiosos la modificación de comportamientos hipócritas y retrógrados que han atentado contar la prevención; responsabilidad en los compromisos que han asumido y una mayor acción dentro de la comunidad de fe para superar el estigma y la discriminación que rodean a la epidemia.

* Reconocimiento del fracaso de la política de abstinencia, fidelidad y uso del condón, llamada ABC, que intentó implementar el gobierno de los EE.UU que vincula y condiciona el apoyo financiero a programas de prevención en diferentes lugares del mundo con el cumplimiento estricto de los tres puntos anteriormente mencionados.

* Tanto Bill y Melinda Gates, como Bill Clinton, a través de cada una de sus fundaciones coincidieron durante la Conferencia, que ningún país en el mundo puede otorgarse una nota sobresaliente en lo hasta aquí realizado para prevenir y tratar la infección por VIH/Sida.

* Todavía en algunos lugares se sigue debatiendo a cerca de que grado de participación deben tener las personas que viven con VIH/Sida (PVVS) en relación a decisiones que afectarán sus vidas. Las PVVS han jugado un papel decisivo para garantizar la atención, así como los fondos que la causa del Sida recibe hoy; pero, en muchos casos, no se los incluye en la elaboración de la respuesta.

* Los progresos en la investigación en microbicidas brindan esperanzas y ofrecen nuevas opciones para mujeres y hombres; como alternativa de prevención, los microbicidas están jugando un papel central en la lucha contra el creciente número de infecciones por VIH entre las mujeres en el ámbito mundial y especialmente en el África Sub-sahariana.

* La elección entre tratamiento y prevención es un falso dilema; no puede haber prevención sin tratamiento, ni tratamiento si prevención. Mientras que un acceso básico es esencial para la vida de los millones de PVVS, por cada persona que recibe tratamiento, hay otras diez que contraen la infección. El desafío será el de alcanzar el equilibrio justo en la integración de los programa de tratamiento y prevención del VIH.

* Para controlar la eficacia de la aplicación a gran escala del tratamiento en contextos de recursos limitados, dos factores son claves: tecnología apropiada y lineamientos para su uso eficaz.

* Aunque numerosas vacunas tentativas han entrado en la etapa de la experimentación en seres humanos – cerca de 85- ninguna ha probado ser eficaz. La búsqueda de una vacuna contra el VIH se beneficiará con la formación del emprendimiento Mundial de la Vacuna contra el VIH, sostenido con fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates por un total de USD 300 millones y otros USD 315 millones aportados por parte de los Institutos nacionales de Salud de los países del primer mundo.

El sida en los próximos años

Se viven tiempos de esperanza y de grandes oportunidades. Se ha avanzado más en los últimos cinco anos, que en los primeras dos décadas de VIH, pero todavía queda mucho por hacer. El surgimiento de la terapia antirretroviral de alta eficacia(TAE), que ya lleva una década, transformó al Sida, de una sentencia de muerte a una enfermedad crónica manejable, las tasas de mortalidad descendieron vertiginosamente y los hombres y mujeres que estaban enfrentando la muerte recuperaron su salud. Pero todo esto no alcanzará sin un liderazgo político a nivel nacional, regional y mundial que posibilite lograr que los avances científicos de los que hemos escuchado hablar durante toda una semana en Toronto, se conviertan en acciones de salud pública, que permitan un acceso universal a los tratamientos y a los diferentes programas de prevención. Al decir del Dr. Meter Piot, Director Ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas ONUSIDA: “ Debemos asegurarnos de que ningún país creíble carezca de recursos para enfrentar la epidemia del Sida… Las vidas de cientos de millones de personas dependen de una financiación completa requerida para la prevención del VIH…. Y dependen del mantenimiento de una financiación completa y sin interrupciones del acceso universal al tratamiento del VIH….”

Por último, escuchamos decir al Dr. Julio Gonzalez Montaner que “los tratamientos no distinguen raza ni color. Y siempre dan resultado… Y dan mucho más resultado cuando son gratuitos..”

“México 2008” tendrá el privilegio de que por primera vez una Conferencia Internacional sobre Sida se realice en un país de América Latina; que “el tiempo de cumplir” se transforme en acción.

Lic. Gabriel Avena – Fundación PrevenHIV

Etiquetas:
2 Comentarios
  1. Fer
Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button