La Necesidad de Cambiar

El Universo entero, y todo lo que se encuentra dentro de él (incluyéndonos), tiende a oscilar entre el orden y el caos. Y la manera más sencilla de establecer un nuevo orden desde el caos es simplemente realizando los ajustes necesarios en nuestras vidas, que nos permitan asimilar la experiencia adquirida, para traducirla en nuevas habilidades y destrezas, que nos coloquen en la ventajosa posición de interpretar el nuevo orden superior que se encuentra intrínseco en el caos aparente por el que atravesamos.
Si bien es cierto que el ser humano promedio de este planeta ha vivido experiencias que no fueron apropiadas ni productivas, como por ejemplo: abuso físico, verbal, emocional o psicológico, que les provocó sentir miedo, dolor o afectó su autoestima; no es menos cierto que esas experiencias también fueron pasajeras y ahora pertenecen al pasado.
Si las experiencias fueron pasajeras, y quedaron en el pasado, ¿Cómo puede ser posible entonces que algunas personas elijan construir sus vidas, o la imagen que tienen de si mismas alrededor de esos eventos?, ¿Cómo puede ser posible que elijan recrear constantemente esas experiencias en vez de vivir en el presente y continuar con sus vidas?. La respuesta es muy sencilla: esas personas se resisten a los cambios.
Resistencia: En la medida en que permitimos que una experiencia, o experiencias, traumática del pasado se convierta en la vara con la cual medimos nuestras vidas, y/o a nosotros mismos, de alguna manera nos encadenamos al pasado y nos negamos una oportunidad real de cambiar nuestras vidas.
Todo esto porque nos resistimos a modificar nuestras creencias que son las que pueden lograr el cambio en nuestras vidas, y porque adoptamos la percepción de que ese evento que ocurrió en el pasado nos ha «marcado» de alguna manera, y tendemos a definirnos desde lo que experimentamos.
Nos identificamos con eso que nos sucedió, y nos resistimos a cambiar nuestra percepción de los eventos para permitirnos ser libres.
Tal vez se pregunte ¿Qué sucede entonces?. Simple, puesto que elegimos ver la vida de esa manera, permanecemos emocionalmente anclados en un punto del pasado y las percepciones que hemos elegido alimentar de ese evento, y en consecuencia tendemos a repetir la misma experiencia una y otra vez.
Pero, ¿Necesariamente tiene que ser así?. Eso depende de su elección, la vida se encuentra llena de opciones y oportunidades para aprovecharlas.
Por eso, simplemente al elegir soltar el pasado, y decidir comenzar a vivir el resto de nuestra vida basada en una información diferente, nuestra percepción del mundo que nos rodea se transforma, y en consecuencia nuestra vida también. La palabra clave aquí es «soltar».
Soltar: Para facilitarnos soltar y liberarnos de nuestras obsoletas percepciones, podemos ayudarnos reconociendo que nuestra vida tiene menos que ver con cómo nos trata el mundo en que vivimos, y más con cómo elegimos reaccionar ante los eventos que encontramos a nuestro paso, Eso realmente puede hacer la diferencia en nuestras vidas.
Aunque difícilmente una persona puede volver a vivir el mismo día repetidamente, en ocasiones tendemos a hacerlo de manera figurada, al recrear repetidamente las mismas situaciones una y otra vez, hasta que decidimos soltarlas y continuar adelante con nuestras vidas.
Es importante recordar que aunque la vida se basa en hechos, muchas veces tendemos a basar nuestras vidas en creencias.

Pd: les debo las imágenes. Continuará

 

5 Comentarios
  1. Fer

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button