La Radio

Hoy se cumplen 132 años del nacimiento de Guglielmo Marconi.
Nació un 25 de abril de 1874 en Bologna (Italia). Jamas cursó estudios primarios ni secundarios y mucho menos universitarios, pero si gustaba de asistir como oyente a algunas clases dictadas por personas que el consideraba al menos, algo interesantes. Lo mas curioso de la vida de Marconi es el hecho de que todas sus investigaciones estaban basadas en experimentos y anotaciones de personas como Hertz y Maxwell que además de ser científicos universitarios, contaban con el dinero suficiente para respaldar sus experiencias. El pobre Marconi no tenia un céntimos para esto, por lo que que todo sus fundamentos estaban anclados en la intuición acerca de las radiaciones electromagnética como forma de comunicación.
Luego de recibir la indiferencia del gobierno Italiano durante años, en 1894 decidió mudarce y presentar sus proyectos en la tierra natal de su madre… Inglaterra. Donde si le dieron algo de bola y pudo crear su propia empresa, además de patentar sus inventos.

Como esto no pretende ser una biografía de Don Marconi, pasemos al tema que nos compete y por el cual este señor se hizo famoso a nivel mundial. Resulta que en la tarde del 12 de diciembre de 1901, Marconi se encontraba en el Puerto de St. John en la Isla De Terranova (Canadá) y no se sorprendió al oír la sucesión de sonidos en código Morse que llegaban al equipo especialmente acondicionado por el. Este sonido en Morse, equivalente a la letra «S» había sido enviado por un colaborador de el que se encontraba a 3000 Km de distancia, en Poldhu (Inglaterra)… el 11 de diciembre.
Según la historia, esa fue la primer transmisión de radiotelefonía inalámbrica.

Unos años después del experimento realizado por Marconi y Kemp, mas precisamente en 1917… Enrique Telémaco Susini, Cesar Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica (sobrino de Susini) se hallaban estudiando medicina en la Universidad de Buenos Aires. Pero su nombres no serian recordados gracias a la medicina, sino a su otra pasión compartida.

Estos cuatro amigos eran conocidos entre sus allegados como «Los Locos de la azotea», debido principalmente a las antenas que poseían en sus respectivas casa con el fin de recrear sus mentes con su otro amor… ser radioaficionados. Pasión que había comenzado 10 años antes, cuando, en 1910, Guglielmo Marconi visitó la Argentina. En ese momento, Enrique Susini y sus compañeros quedaron deslumbrados por la revolución tecnológica desarrollada por Marconi y no se detuvieron hasta lograr hacer su primera transmisión radial.
3 años después, a las 21:00 del 27 de agosto de 1920 empezaron a escribir la historia de la radio en el mundo cuando se pudo oír: “Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo (sic) Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, la soprano argentina Sara César, el barítono Rossi Morelli y los bajos Cirino y Poggi, todos bajo la dirección de Félix Weintgartner, secundados por el coro y orquesta del Teatro Constanzi de Roma.”
Esta transmisión se realizo desde la terraza del Teatro Coliseo para que la escucharan los pocos adelantados que tenían en sus casas una radio. Con la transmisión de Parsifal se inauguró también la primera emisora nacional: LOR, Radio Argentina.

Durante muchos años se discutió si la transmisión de Susini y sus amigos había sido la primera en el mundo, y se llego a la conclusión de que en verdad lo fue. Muchos expertos e historiadores sobre el tema coinciden que hasta ese día histórico de 1920 lo que había habido, era radiotelefonía, (cuando dos personas u operadores se comunican entre sí) pero esa noche inolvidable, desde el teatro Coliseo, se había hecho radiofonía (cuando la transmisión se realiza para ser captada por un  público masivo y, el emisor no dialoga con el receptor).
En 1934 se realizo en Buenos Aires el primer congreso de Radio a nivel mundial, con la participación de 40 países. Una vez concluido el congreso, se determino que el 27 de agosto, sea declarado el Día Internacional de Radiofonía. Todo esto, con el aval de la Enciclopedia Británica que reconoce en sus paginas a la radiofonía, como un invento Argentino.

Partiendo de la base de que lo primero en transmitirce aquel 27 de agosto fue una opera, nos da el puntapie inicial para darnos cuenta de la indiscutible importancia que tuvo la radio a través de los años, en cuanto a la difusión de la música en el mundo. Estoy casi seguro que la primera vez que escuche algo parecido a la música fue en una radio. Y los que me conocen pueden afirmar que la considero una amiga indispensable al momento de llenar los oídos.

Este informe radial (o mejor dicho sobre las radios en Argentina) surgió de casualidad, cuando en esta pagina se empezó a hablar de aquella persona que se había conectado desde Bulgaria (conocido simplemente como «El Búlgaro»). Teniendo en cuenta esto, me puse a pensar que música podría escuchar una persona que vive en Bulgaria.
Gracias a que existe Internet, muchas dudas se pueden disipar de forma casi inmediata, y mas al hablar de radio. Resulta tan fácil poder escuchar casi de manera simultanea lo que alguien a miles de kilómetros esta oyendo!
si todavia no probaron la experiencia les cuento que es altamente recomendable.
Volviendo a Bulgaria y la música. Mi idea principal era recomendarles alguna banda Búlgara que pudiera encontrar por ahí, pero me resulto realmente engorroso la distancia idiomática y ortográfica de este idioma (en otras palabras, no pude leer nada por que no entiendo un carajo de sus caracteres!)

Así que, mediante el programejo «Screamer Radio» que subió a la web nuestro editor en jefe, me conecté a la Bulgarian National Radio (Hristo botev)… y después de escuchar unos sonidos parecidos a palabras (deduje que seria idioma Búlgaro) comenzó a sonar una versión de My Funny Valentine por Jonh Coltrane y Miles Davis (No me pregunten como, pero yo sabia que era esa versión… que enfermo, por Dios).

Sin mas que agregar a esto, los dejo con ese tema del señor Coltrane que me ayuda a homenajear a los que hicieron posible el milagro de la radio. Solo abran los oídos y escuchen.

Etiquetas:
6 Comentarios
  1. Fer

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button