OM

La meditación, contrario a todo lo que casi todo el mundo piensa, no significa enfocar la atención sobre un asunto determinado para encontrar una solución, sino un ejercicio mental cuya intención es apagar el pensamiento consciente para percibir fuentes más sutiles de información.

Cómo meditar:

– Ambiente relajado, tranquilo y lo más apartado de distracciones que nos sea posible.

– Adoptar una postura determinada que nos sea cómoda. Una muy utilizada es sentarse con las piernas cruzadas y la espalda recta.

– Enfocar la atención sobre un objeto o nuestra propia respiración.

– Adoptar una postura pasiva y receptiva. No forzarse en la concentración porque es contraproducente. Nos surgirán pensamientos extraños de todo tipo que nos pueden distraer; en lugar de intentar desecharlos es mejor darse cuenta que están ahí y dejarlos ir sin involucrarnos en ellos a la vez que tranquilamente volvemos al foco de atención. La clave del éxito es la práctica asidua. Si no se puede meditar todos los días, intentarlo por lo menos dos veces a la semana. La meditación es fuente de calma mental, lucidez y armonía.

Ventajas en la práctica de la meditación:

– Bajos niveles de cortisol y adrenalina.

– Menor consumo de oxígeno y reducida tasa metabólica

– Desacelera el stress y revierte el proceso de envejecimiento (personas que han practicado la meditación durante un buen nº de años pueden tener una edad biológica de entre 5 y 12 años menos que su edad cronológica).

– Reducción de la presión arterial y del colesterol.

– Menor dependencia del alcohol, tabaco y drogas en general.

– Mejoría de la memoria y capacidad de concentración.

– Alivio del insomnio.

– Fortalecimiento del sistema inmune.

– Mayor calma, autoestima y satisfacción.

– Mejor rendimiento académico y profesional.

– Aumento en los niveles de plenitud y felicidad.

– Aumento de la vitalidad en general.

– Aumento en la estabilidad emocional y auto confianza.

– Mejoría en tratamientos de asma bronquial, hipertensión, trastornos del aprendizaje, problemas cardiovasculares, jaquecas crónicas o de tipo sensorial así como una amplia gama de alteraciones del sistema nervioso.

Hay una disciplina a la hora de practicar la meditación, muy extendida en oriente y que se está extendiendo en occidente y es el Tai Chi y el Ata Yoga. Con ellas el practicante se involucra totalmente en una serie de movimientos corporales. Se utilizan una serie de movimientos por medio de los cuales se combinan ejercicios de respiración, estiramiento y una serie de poses que se llevan a cabo lentamente y se mantienen durante periodos que varían de unos segundos a varios minutos. En el caso de la meditación es importante no solamente leer sobre las técnicas sino practicarlas bajo la supervisión de un maestro competente.

 

2 Comentarios
Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button