El día de Marley empezaba bien temprano en la mañana con un porro de dimensiones extraordinarias para dejar paso a una hora de trote (eh?) por la ciudad, en donde aprovechaba para pasar por su mercado favorito y elegir los vegetales orgánicos para el