Una osa polar nadó durante nueve días para encontrar un pedazo de hielo

El animal recorrió 687 kilómetros antes de encontrar algún bloque que le permitiera descansar.

Según un artículo publicado en la BBC Mundo, científicos que estudian a los osos en el norte de Alaska afirmaron que es posible que estos animales desarrollen una resistencia nunca antes vista como consecuencia del cambio climático.

Se sabe que los osos polares nadan entre el continente y las plataformas de hielo para cazar focas. Y ahora, el derretimiento de los glaciares obliga a los osos a nadar distancias mucho mayores que atentan contra su salud y sus futuras generaciones.

En el estudio, publicado en la revista especializada Biología Polar, los investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos documentaron lo que constituye la primera evidencia de que los osos polares (Ursus maritimus) nadan distancias tan grandes.

«Este oso nadó de forma continua durante 232 horas. Atravesó 687 km de aguas con una temperatura de entre 2º y 6ºC», afirmó el zoólogo George M. Durner. «Nos sorprendió que un animal que pasa la mayor parte de su tiempo en la superficie del hielo pueda nadar de forma ininterrumpida en aguas tan frías. Es una característica muy llamativa», añadió.

Si bien en el pasado se han observado osos que nadan en mar abierto, ésta es la primera vez que se registra un viaje completo.

Para seguir con precisión los movimientos durante un período de dos meses, los investigadores le colocaron un GPS a una osa. De esta manera, los científicos pudieron saber cuándo estaba en el agua y qué temperatura tenía la misma.

El estudio demostró que el viaje fue posible pero tuvo un alto costo para el animal. «Este individuo perdió el 22% de su grasa corporal y a su cachorro de un año», dijo Durner.

Según le dijo el investigador a la BBC, las condiciones en el mar de Beaufort se tornan cada vez más difíciles para los osos polares. «En décadas anteriores, antes de 1995, los hielos persistían durante el verano en la plataforma continental y en el mar de Beaufort».

«Esto hacía que las distancias y el costo para los osos de nadar entre los bloques de hielo aislados o entre el hielo y el continente fuese relativamente pequeño».

«El extenso derretimiento que ahora parece ser típico de los veranos en el mar de Beaufort ha aumentado el costo de nadar para los osos polares», explicó Durner.

El oso polar vive dentro del Círculo Polar Ártico. Su dieta -que consiste en focas oceladas y es rica en calorías- le permite sobrevivir en temperaturas heladas. Los osos cazan a sus presas en el mar helado: un hábitat que cambia de acuerdo a la temperatura. «Esta dependencia del hielo los vuelve, potencialmente, uno de lo mamíferos que corre más riesgos de extinción por el cambio climático», señaló Durner.

La lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga a los osos polares como una especie vulnerable y señala al cambio climático como una «amenaza sustancial» para su hábitat.

(Fuente: BBC Mundo)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button