Martes 13, no te cases ni te embarques!

Superstición…. Su origen viene del término latino «superstites», o sea, super = arriba y stare = estar. Los guerreros que sobrevivian a las batallas, eran llamados superstires, por esa razón, que los llevaba a estar por encima de sus compañeros

Si rompe un espejo… para algunos anuncia muerte, para otros siete años de mala suerte.

En el siglo VI a.C., los griegos utilizaban la catoptromancia, una práctica de adivinación que se hacía en cuencos de cristal, donde se reflejaba el futuro de la persona que se miraba allí; a veces, los “espejos” estos se caían y se rompían, con lo que la interpretación del vidente era que la persona no tardaría en morir o que su futuro iba a ser catastrófico. En el siglo I, lo romanos le agregaron algo más: sostenían que la salud de las personas cambiaba cada siete años (de hecho, tardamos ese tiempo mas o menos, en renovarnos por completo a nivel celular) y como el espejo reflejaba la salud de la persona, si se rompía anunciaba siete años de mala salud y desgracias.

Toda esta creencia se intensifica, cuando en el siglo XV, en Italia, los primeros espejos que aparecieron de cristal, eran muy frágiles y caros, por lo que los señores de las casas advertían a sus sirvientes que si los rompían, iban a tener siete años de algo peor que la muerte.

No pasar el salero de mano en mano!

En la Edad Media, la sal era tan valiosa como el oro, por lo que derramarla, era origen de disputas: cuando se pasaba de la mano de una persona a la de otra y se caía, ambos se echaban la culpa; se comenzó a apoyar el salero sobre la mesa para evitar las peleas y que cada uno se hiciera responsable de lo que hacía.

De ahí proviene que no hay que darle el salero en la mano a la otra persona, sino habrá pelea.

Pasar por debajo de una escalera da mala suerte.

Hay varias versiones: una, es que la escalera abierta o apoyada en una pared forma un triángulo, símbolo de la Santisima Trinidad, por lo que antiguamente, estaba prohibido pasar por debajo de ella, sino se estaba desafiando ese espacio santo. Otra, también religiosa, dice que es el triángulo que se formó cuando lo crucificaron a Jesús, entre la escalera, la Cruz y el suelo; en ese espacio vivían el diablo y la maldad.

Una más, pero no religiosa, está relacionada a la horca: uno de los métodos para colgar a los reos era poner debajo de ellos una escalera, y luego retirarla para que el cuerpo quedara suspendido; también que por ella se baja el cuerpo del ajusticiado y eso era de mal augurio.

El gato negro, buena o mala suerte?

En el antiguo Egipto, los gatos se transformaron en animales sagrados, porque se los consideraba la reencarnación de los dioses, aunque al mismo tiempo se los domesticó para cazar ratones; eran tan importantes, que su muerte era motivo de duelo en una familia y quien se atrevía a matar a uno, se ganaba la pena de muerte.

Los griegos, que conocían el talento de los gatos para perseguir ratones, los llevaron a Europa, peeroo en el siglo XIII, la Iglesia comenzó a perseguirlos por considerarlos símbolos del diablo y brujas cuyo cuerpo se habían transformado en este animal; el aniquilamiento fue tal que en el año 1400, la especie estuvo a punto de extinguirse. A partir del siglo XVIII el gato vuelve a ser famoso, y además de perseguir roedores, empieza a ser el protagonista de cuadros y esculturas.

Así, el gato negro es de buena o mala suerte, dependiendo la circunstancia: que venga de frente, que se te adelante en el camino, tocarlo antes de un juego de azar o tener uno en casa es buena suerte, pero si se cruza en tu camino de derecha a izquierda, es mala suerte a menos que tenga un lunar blanco.

Martes 13, no te cases ni te embarques!. (Y de paso, asegurate que no sean 13 para la cena)

En Francia e Inglaterra, es el viernes 13 el día de la mala suerte por excelencia; en cambio en España y Argentina, es el martes 13; así, hay una frase que dice: «ni en el día consagrado a Venus, ni en el día consagrado a Marte, debe uno partir o casarse», que en la versión en español dice “13 y martes, ni te cases, ni te embarques». Esto es porque para algunas tradiciones el martes era el día mas negativo de la semana (quizá atribuido a Marte, dios de la guerra, y por lo tanto, de la muerte), salvo para los cristianos que el día de mala suerte es el viernes porque fue cuando Cristo murió.

La creencia en el viernes 13 vendría de un relato mitológico escandinavo. El viernes (friday en inglés) proviene de Frigga, diosa del amor y la fertilidad; cuando las tribu germánicas y escandinavas se convirtieron al cristianismo, Frigga fue desterrada a la cumbre de una montaña por bruja; se creía que cada viernes celebraba una reunión con otras once brujas mas el demonio (13 invitados) y conspiraban para causar desgracias a la semana siguiente. Lo del martes en los otros países… no está claro de donde salió.

Por otro lado, el 13 es un mal número, aparentemente, por varias razones: en la Ultima Cena había 13 comensales, la cábala dice que esa es la cantidad de espíritus malignos, en el capitulo 13 del Apocalipsis se habla del Anticristo y la Bestia, en el Tarot ese numero hace referencia a la muerte, Eva tentó a Adán un trece, etc, etc. Esto provocó que, por ejemplo, muchos hoteles no tengan ese piso, así como tampoco hay talleres (pits) en muchos autódromos con ese numero, las aerolineas no cuentan con asiento, en España a nadie se le dio el documento empezado en trece, antes muchos artistas incluían en su contrato no actuar el 13 del mes y en Italia las loterías lo omiten.

Relacionado, hay quienes dicen que no hay que invitar trece personas a cenar, porque traería desgracia y muchas veces, se atribuye esto a la Ultima Cena de Cristo donde eran 13 y menos de un día después uno muere. Peero, el miedo a eso ya existía antes de Cristo: aparentemente, viene de una tradición nórdica, que cuenta que en el Valhalla, fueron invitados doce dioses a un banquete y Loki, que era el espíritu del mal y la pelea llegó sin invitación; en la pelea por expulsarlo, Balder, favorito de los dioses, murió. Luego, con esa Ultima Cena, esta creencia fue reforzada.

No abras el paraguas en lugares cerrados!

Esta superstición, tiene su origen en los parasoles que solo utilizaban los reyes orientales y africanos, ya que eran símbolo de la realeza que proviene de la divinidad, para protegerse de los rayos solares. Abrirlo en lugares donde no había sol, era interrumpir el curso de la luz, y por lo tanto, desafiar a los dioses; al abrirlo dentro de la casa se cometía una doble provocación: a los dioses y al libre curso del reino de la luz.  Cuando los paraguas llegaron a Europa, quizá esa creencia fue reforzada porque lo utilizaban solo los sacerdotes en los oficios de los muertos; aunque una versión mas racional dice que fue creada a propósito para evitar accidentes cuando aparecieron estos primeros artefactos metálicos, ya que los usuarios eran bastante desprevenidos.

Hay otras que, hoy en día, las llamamos tradiciones, pero que en su origen eran también supesticiones:

Taparse la boca cuando bostezamos: esta costumbre, que asociamos a la buena educación, proviene en realidad de la antigua creencia que decía que por la boca abierta entraba Satanás; las madres, cada vez que sus hijos bostezaban les cerraban la boca o les hacía la señal de la cruz en ella

Vestirse de negro para un funeral: aunque no está muy claro su orige, los antropólogos parecen haberse puesto de acuerdo en que  procede de un miedo antiguo a que el muerto volviera y se apoderara del cuerpo de algun vivo; lo que parece comprobar esto es que los blancos se visten de negro, ciertas tribus africanas  se pintan con ceniza blanca y en India se visten de blanco, todos parecerían querer camuflar sus cuerpos para que el fallecido no los vea.

Relacionado a esto, el poner flores en la tumba también era para evitar que volviera el espíritu, al poner algo en su tumba que le diera felicidad; las coronas encerraban simbólicamente al espítiru con la misma finalidad.

Y bueno, estas son solo algunas de las miles que rondan: tenemos para fechas especiales (Año Nuevo o los casamientos), las partes del cuerpo, animales, objetos, para la buena o la mala suerte… en fin, todas las culturas y tiempos tienen creencias, mitos y supersticiones pero recuerden: Ser supersticioso, trae mala suerte!!!

Bessos y nos leemos la próxima!

Etiquetas:
19 Comentarios
  1. Fer
  2. Fer
  3. Fer
Rss Feed Tweeter button Facebook button Flickr button Youtube button